NER 300: un hervidero de innovación medioambiental

Europa es el líder mundial en materia de fomento de una sociedad con bajas emisiones de carbono, y esta tendencia debe continuar. NER 300, un programa de tecnología ecológica financiado por la UE, está demostrando que es posible reducir las emisiones de carbono al tiempo que se fomenta el empleo; y además, lo hace a gran escala.

Los consumidores de la población alemana de Schwedt cuentan ahora con una alternativa verde para el gas doméstico y para sus vehículos. Se utiliza paja para aumentar la capacidad de producción de una planta de biogás existente, lo cual proporciona una nueva fuente de energía y la perspectiva de nuevos empleos.
El proyecto VERBIOSTRAW es uno de los más de treinta y nueve proyectos innovadores de energía con bajas emisiones de carbono seleccionados por el programa NER 300 de la Comisión Europea, uno de los mayores programas de financiación del mundo para proyectos de demostración de energías con bajas emisiones de carbono.

Financiación para un futuro mejor
A través del programa NER 300, la Comisión ha adjudicado 2 100 millones de euros a proyectos centrados en la captura y almacenamiento de carbono (CAC) y a tecnologías de energías renovables (FER).

Estímulo de la inversión, la innovación y la ocupación
Además, NER 300 es un catalizador para:
incentivar la inversión privada y la cofinanciación nacional de proyectos,
aumentar el uso de tecnologías innovadoras con bajas emisiones de carbono,
fomentar la creación de empleos en estos sectores,
apoyar la penetración en el mercado de nuevas tecnologías, puesto que colma el vacío en materia de financiación entre I+D y las fases de comercialización.
El programa NER 300 se financia mediante la venta de trescientos millones de derechos de emisiones en el marco del régimen de comercio de emisiones de la UE, el primer y mayor sistema del mundo para el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero.

Objetivos ambiciosos
Europa es líder mundial en el fomento de una sociedad con bajas emisiones de carbono, estableciendo objetivos ambiciosos para el clima y la energía. Los objetivos para 2030 incluyen una reducción de las emisiones de gases con efecto invernadero perjudiciales del 40 % respecto a los niveles de 1990.
El progreso es alentador. Las emisiones ya han bajado un 18 % desde 1990, mientras que el PIB ha aumentado un 45 % durante el mismo margen de tiempo.

Nuevas oportunidades
Estas cifras demuestran por qué la UE cree que la lucha contra el calentamiento global no es solo un reto, sino una oportunidad para estimular la competencia y la innovación. Los sectores que se están desarrollando incluyen:
la construcción sostenible,
el transporte limpio,
los productos de eficiencia energética,
las energías renovables.
Esto también significa más empleos ecológicos para la UE: de tres millones en 2002 hasta 4,2 millones en 2011.

europa.eu.