Incrementar esfuerzos para luchar contra el calentamiento global

La ONU vuelve a advertir de que urgen medidas serias para evitar el calentamiento climático y las consecuencias que ello conlleva. De este modo, advierte de que será necesaria la reducción mundial de emisiones globales de gases de efecto invernadero de un 7,6% anual durante los próximos diez años para lograr el objetivo de 1,5ºC.

Esta medida, como se indica en el informe anual del departamento de medio ambiente de Naciones Unidas (PNUMA), haría que el aumento global de las temperaturas no supere la línea roja de 1,5 grados. Sin embargo, si continúa la tendencia actual, las temperaturas aumentarán 3,2 grados en el siglo XXI.

Según se indica en el informe, es necesario que las reducciones empiecen a abordarse inmediatamente en todo el planeta, lo contrario de lo que indican las proyecciones de emisiones de gases del efecto invernadero. De no acometerse, el objetivo marcado estaría fuera de nuestro alcance, como ya advirtió Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, ha indicado que “En los últimos diez años el Informe sobre la Brecha de Emisiones ha hecho sonar las alarmas. Y en esos diez años el mundo sólo ha aumentado sus emisiones”. Además, ha añadido que “Nunca ha habido un momento más importante para escuchar a la ciencia. Si no prestamos atención a estas advertencias y no tomamos medidas drásticas para revertir las emisiones, continuaremos presenciando olas de calor, tormentas y contaminación mortales y catastróficas”, añadió.

De este modo, como ha indicado Andersen, los países no pueden simplemente esperar a actuar hasta finales de 2020, cuando entren en vigor los nuevos compromisos climáticos para intensificar la acción, sino que, como ha afirmado “Los gobiernos nacionales y cada ciudad, región, empresa e individuo deben actuar ahora”.

Además, hay que destacar que las naciones del G20 son responsables de 78% de todas las emisiones globales, pero sólo cinco de estos países se han comprometido con un objetivo de cero emisiones a largo plazo, tal y como indica el reporte.

A corto plazo, los países desarrollados tendrán que reducir sus emisiones más rápido que los países en desarrollo, por razones de equidad. Sin embargo, todos los países deberán contribuir más por el bien colectivo. Los países en desarrollo pueden aprender de los esfuerzos exitosos en los países desarrollados, e incluso pueden superarlos y adoptar tecnologías más limpias a un ritmo más rápido.

Así, el informe indica que en 2020 todas las naciones deben aumentar sustancialmente la ambición en sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC), y dar seguimiento a las políticas y estrategias para implementarlas. Hay soluciones disponibles para hacer posible el cumplimiento de los objetivos acordados en París, pero no se están implementando a la velocidad requerida ni a una escala suficiente.

 La Cumbre del clima  trasladada a Madrid

Cabe recordar que Madrid se comprometió a acoger a partir del próximo lunes 2 de diciembre la cumbre del clima de la ONU, la conocida como COP25 que se iba a celebrar en Chile pero que finalmente se trasladará a la capital española. La cumbre debe servir para que los países fortalezcan la ambición de sus compromisos climáticos en 2020. Además, se espera que se incremente el número de naciones que se comprometan a elevar sus planes de recorte de emisiones de efecto invernadero, que, de momento, no son suficientes para que el calentamiento global se quede dentro de unos límites manejables.

Más información en: https://www.unenvironment.org/es/noticias-y-reportajes/comunicado-de-prensa/el-mundo-debe-reducir-las-emisiones-76-anual-en-la