Ciberseguridad e Industria 4.0

Mantenerse seguro en un entorno atravesado por una tecnología que avanza a un ritmo frenético es el verdadero desafío. Y cuando se habla de tecnología, la verdadera estrella es la ciberseguridad, la cual es considerada “la clave de bóveda” del avance informático. Es por ello por lo que tanto empresas privadas como administraciones deberían invertir en este sector para prevenir futuros ciberataques y así no lamentar la pérdida de información importante de la entidad.

Sin seguridad informática no habrá desarrollo

La economía del conocimiento o “la cuarta revolución industrial”, como así la han denominado los economistas, está marcada por la aparición de Nuevas Tecnologías como la robótica, la Inteligencia Artificial, la nanotecnología y el Internet de las cosas, entre otros. Todo ello integrado va a rehacer el mundo tal y como lo conocemos, mucho más rápido de lo que ha sido en los últimos años. Por ello, las entidades deben identificar las tecnologías que mejor satisfacen sus necesidades para así invertir en ellas. Las empresas deben comprender las oportunidades y los cambios que trae consigo esta cuarta revolución, por el contrario, podrían perder cuota de mercado.

Así que ahora que la Industria 4.0 se nutre de datos y donde las máquinas han adquirido cierto nivel de autonomía, generan respuestas cada vez más personalizadas, se pueden anticipar a los problemas, hacen pronósticos y establecen nuevos patrones para seguir aprendiendo, los datos son el nuevo petróleo, y la seguridad informática su imprescindible aliado. La ciberseguridad es hoy, y desde ya hace algún tiempo, un requisito para salvaguardar los datos confidenciales de las empresas.

Ya no se concibe ese cambio radical tecnológico y en permanente progreso sin la presencia de la seguridad informática como factor esencial, así lo han expresado los estudiosos. Además, los ciberataques en las industrias son una amenaza cada vez más concreta en nuestro país por lo que se hace necesaria la presencia de profesionales que dominen las principales técnicas de protección frente a ataques y amenazas en sistemas operativos, redes, aplicaciones web, software de aplicación, y bases de datos de las industrias.

Así pues, Sulayr cuenta con un departamento de implantación del esquema nacional de seguridad ENS, modelo de gestión de la seguridad basada en las normas ISO, de obligado cumplimiento para todos los organismos públicos y empresas que de algún modo colaboren con ellas. De este modo, esta norma que tiene una estructura de norma de Alto Nivel se integra en su totalidad con otras normas de sistemas de gestión como son los referenciales 9001:2015 y 14001:2015, entre otras. De esta manera se analizarán los posibles riesgos que existen para la empresa en cuestión y se tomarían medidas para controlar las posibles brechas en los sistemas implantados en las empresas.

A día de hoy la ENS es una norma que es exigida para trabajar con las administraciones ya que va más allá del cumplimiento del Reglamento de Protección de Datos que entró en vigencia el 25 de mayo de 2018.

Es importante destacar que durante estos últimos años se ha podido comprobar la cantidad de empresas que han sufrido ciberataques y que toda su documentación no ha estado correctamente gestionada y volver a poner en funcionamiento toda su estructura ha sido bastante complicado.

Así pues, hay que subrayar que uno de los puntos fuertes que tiene la norma de Alto nivel es el tiempo que tarda en restablecer la actividad de una empresa posteriormente a un problema informático. Es justo en este punto cuando muchas de las empresas se dan cuenta de la importancia de dicha norma para las entidades.

Desde Sulayr, queremos hacer un llamamiento a empresas y administraciones públicas para invertir en ciberseguridad, ya que invertir en seguridad informática es invertir en garantía y dar un paso más allá en la protección de datos.